¿Quien Soy?

Mi foto
Alicante / Murcia, Spain
Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Master en Arteterapia y mediación plástica por la Universidad de Murcia. Estudiante de Psicología por la U.N.E.D (Universidad a Distancia)

miércoles, abril 08, 2009

DIS-(LEXICA) - Querida Eva Cristina:

Cada vez desconfío más de la casualidad, ni siquiera sé si es cierto eso de que el que busca encuentra o quizás encuentra sólo quien evita buscar. Quizás yo me resistí a buscar. Me obligue a buscar como si fuera una niña malcriada estirándome de las orejas y me resistía a encontrar agarrándome a los muebles y a las puertas, en una injusta pataleta conmigo misma mientras otro “yo” me estiraba fuertemente de la chaqueta.



Querida Eva Cristina:


¡Ojalá no existiera el colegio! Han pasado los años y sinembargo, sigo escuchando esa queja profunda en los muros sordos, cada vez más sordos, de un patio de colegio. Un gran escudo se alza en las puertas de un colegio de prestigio. Nos conocimos por “casualidad”, nos empeñábamos en borrar absolutamente los rastros de una operación matemática que había salido mal, pero el papel estaba cada vez más sucio y terminaste rompiéndolo de tanto frotar, en ese momento te distes cuenta de lo difícil que resulta borrar las huellas y de lo difuso que resulta mucha veces escribir encima. ¡No me gustan los papeles socios! Te costó bastante aprender las tablas de multiplicar. Es más, creo que nunca las aprendiste, pero un día tuviste que aprender a restar (llevando una) mientras decías: ¡Adiós!.
Es verdad que nunca entendías lo que leías, pero ahora te das cuenta de que en eso no eras la única.


Finalmente decidieron que tenías que debías tener una educación especial, te sacaban de clase para hablar con la psicóloga y aquello para ti era mucho más que un desahogo, realizábamos una serie de ejercicios personales que ni tú ni yo entendíamos y que cada vez parecían más enrevesados. ¡No entiendo nada de lo que me dicen en el cole!. Todo un galimatías recogido en un cuaderno “inri” rojo con las puntas rehusadas y abiertas, en el que ponía: “Cuaderno de Eva”. Un cuaderno sucio, lleno de borrones (recuerdo que cuando el borrador no daba para más, te chupabas en dedo e intentabas borrar con tu cuerpo), hojas rotas, guías borradas, separadas las palabras y unídas las frases, letras montadas y giradas. Confundías las vocales y cambiabas las consonantes, perdida en un mundo de letras rotas que se disgregaba sobre las líneas obsoletas de un cuaderno donde era imposible mantener el equilibrio. ¡No me gustan los papeles sucios, quiero un cuaderno nuevo!


Te asomabas a las papelerías siempre en busca de un cuaderno y un lápiz lo suficientemente bonito como para tapar el horror. El horror de las letras inconexas, de lo caótico de un espacio separado, des-integrado, de unos muros que encierran las palabras y las callan. El Horror de unas aulas que sentencian. Querida Eva: Eva la fea y Eva la tonta, seguiremos buscando la belleza en los colores y la sabiduría en los libros llenos de ilustraciones que tanto nos gustaban, siempre fuimos una y una multitud, quizás nunca seamos capaces de ordenar las palabras ni de vestirnos a la moda, pero lo que más me gusta de ti, es que siempre estarás ahí para seguir siendo “yo misma”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

造粒機你有聽過嗎?