¿Quien Soy?

Mi foto
Alicante / Murcia, Spain
Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Master en Arteterapia y mediación plástica por la Universidad de Murcia. Estudiante de Psicología por la U.N.E.D (Universidad a Distancia)

domingo, junio 01, 2008

KISS ME STUPID

Tú que tanto me has besado, tú que tanto me has enseñado, sabes mejor que yo que hasta los huesos sólo calan los besos que nunca me has dado. Con estos versos comienza una canción de Joaquín Sabina, a través de sus palabras es imposible no pensar en todos aquellos besos que únicamente existieron en el deseo, todos esos besos paralizados en la insurgencia, besos que fueron sublimados. Dice Proust. El deseo es algo que exige de la insurgencia de un todo. No nace ni subsiste como no haya una parte por conquistar. Sólo deseamos aquello que no poseemos por completo(1).



Siempre viví fascinada por los mensajes secretos de los besos, hay tantos besos como intenciones, cada uno puede desarrollar su clasificación personal. En el primer lugar de mi lista están los besos anónimos sin origen ni destinatarios, todos esos besos que nunca me atreví a dar, esos mensajes sellados que nunca sabré a que lugar del amor me hubieran conducido.

Antes de mi primer beso, me inquietaban los besos que aparecían en el cine, besos de amor que hablaban más que los diálogos, besos que podían abrir negocios o cerrar tratos, besos que empezaban a rozar un corazón que apenas se había expuesto al amor. Pero en mi vida había muchos más besos: los besos de mamá en la parada del autobús que permanecían a lo largo del todo el día en forma de carmín, los mordiscos de papá de broma pero sinceros, besos entre amigas, besos de familiares, besos entre primos. besos que, deseados o no, siempre resultaban reconfortantes.

Pero también había besos espantosos, besos que producían un disgusto abrumante, besos que resultaban casi insoportables. De pequeña ya lo sabía, por eso rechazaba solemnemente los besos de mi tía pesada y de los desconocidos. Me escabullía con la habilidad de un guerrero ninja saltando por los tejados. Pienso que sería porque ya me sobraban con los besos que tenía, apenas sabía de otros besos que estarían por venir, pero de esa manera empezaba a entender la importancia verdadera de los labios.


Pero el primer beso en la boca es un sello indeleble. Puede ser amargo, dulce, inocente, precoz, apasionado o fugaz. Ese beso de alguna manera marca el fin de la infancia y permite descubrir que la lengua no tiene como único destino agitar las palabras.


Mi primer beso fue un deseado hurto, que me sorprendió tanto como me hipnotizó, no pude reaccionar de ninguna manera y entonces decidí una retirada decorosa, salí corriendo tan solo con el sabor de su saliva como si fuera el primer peldaño de una escalera hacia el cielo. Desde entonces muchos labios pasaron y se fueron, besos sinceros y mentirosos, besos de tornillo, besos en exceso (como si fuera esta noche la última vez) besos por compromiso, el beso de alguien que no sabes si volverás a ver, besos de despedida rápidos y definitivos.



De todos ellos aprendí que los labios son una prolongación del corazón, la más hermosa de las puertas por la que sale y regresa el alma, es la cuna donde se mecen las palabras dulces, encubridora de los silbidos anónimos por la calle, y también cómplice de los silencios que más mienten.

Si no hay besos más profundos que los aquellos que nunca se dieron, no hay peor falta que la falta de esos besos, los labios de agrietan en la espera, el alma se encoge y se hace pequeña en la insurgencia de un deseo ya sin objeto. Por eso amor: Bésame hasta que me quede sin aliento.


(1) PROUST. De la imaginación y del Deseo. Ediciones Península Barcelona, 2001

6 comentarios:

ana elena pena dijo...

yo recuerdo que tampoco era agradable besar a la gente mayor porque pinchaba y usaba colonias fuertes... Mi primer beso con lengua fue asqueroso, el chico babeaba demasiado y yo pensé que siempre sería así. Es una pena, pero la mayoría de mis novios han sido unos pésimos besadores, y esto es lo que te mueve en ocasiones a desear otras bocas..., y a pecar (oh, mujer infiel!)
Desde luego, hay besos que no se olvidan, y otros que mejor olvidar. Espero que te requetebesen requetebien sin salivazos ni escozores de barbas de tres días, nena!!!

Barbarella dijo...

Y que viva la insurgencia! pues mi primer beso fué una especie de agonia, en él descubrí que no se podía dejar de respirar y otra cosa: que aún tenía que practicar muuuucho.
Ah! y no actualizo porque no paro de grabar esos cd's "que tú y yo sabemos" y pintar en lo que me queda de rato,aaaaaaaaaaahhhhhh!!!
Te veo mañana ;)

JORGE MASEDA dijo...

Que bueno amigona... otra vez, sorprendido de tus palabras, me han echo pensar, ¿recuerdo mi primer beso? hay...Jorge, ¿como ha sido? recuerdo los "picos" en el gimnasio del colegio, pero no recuerdo a penas la manera de besarla. Ahhh...ya se, mi primer beso de verdad fue en un portal sin numero, aquella noche llovía, (me río recordándolo) estaba muy nervioso, pero muy feliz... hayyy... que buenos tiempos, en fin, desde aquella ha habido un amplio catalogo de besos claro, de postre, de vaca, de tornillo...etc, jejeje...me ha encantado leer este post hermosa, eres la mejor, un besote enoooorme!!!

j4m3s dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RAÚL dijo...

el mío fue en el viaje de vuelta de fin de curso, en octavo de EGB (no me preguntes a qué curso correspondería ahora), con la chica de otro colegio, delante de todo el autobús. muy peliculero, vamos. pero en realidad se besaban las hormonas, las ganas de explorar. el verdadero deleite llegaría tiempo después. anyway.
besosdespuésdelosbesos

disa dijo...

AV,無碼,a片免費看,自拍貼圖,伊莉,微風論壇,成人聊天室,成人電影,成人文學,成人貼圖區,成人網站,一葉情貼圖片區,色情漫畫,言情小說,情色論壇,臺灣情色網,色情影片,色情,成人影城,080視訊聊天室,a片,A漫,h漫,麗的色遊戲,同志色教館,AV女優,SEX,咆哮小老鼠,85cc免費影片,正妹牆,ut聊天室,豆豆聊天室,聊天室,情色小說,aio,成人,微風成人,做愛,成人貼圖,18成人,嘟嘟成人網,aio交友愛情館,情色文學,色情小說,色情網站,情色,A片下載,嘟嘟情人色網,成人影片,成人圖片,成人文章,成人小說,成人漫畫,視訊聊天室,性愛,a片,AV女優,聊天室,情色