¿Quien Soy?

Mi foto
Alicante / Murcia, Spain
Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Master en Arteterapia y mediación plástica por la Universidad de Murcia. Estudiante de Psicología por la U.N.E.D (Universidad a Distancia)

sábado, noviembre 05, 2005

voz en off del protagonista de la pelicula HELIO

VOZ EN OFF DEL PERSONAJE
1) PREMISAS Y ENFOQUE
El personaje se cuestiona y reflexiona sobre su propia identidad.1. Enfoque pesimista sobre el sentido de la vida.
2. Reflexión sobre su identidad usurpada. (La sociedad no le deja ser él mismo)
3. Pluralidad del individuo (Culpa a su imágen y la rechaza)
DesconocidoExtrañoExtranjeroEnemigoCopiaImpostor
4. Reflexiona sobre el motivo del espejo, (La imágen reflejada).
5. Reflexiona sobre tu propia sombra, como una prolongación poco amistosa del yo.
2) ESQUEMA:
ESCENA 7 (Mientras se prepara para salir a la calle)
A- ( Mientras se coloca los plomos, mientras se viste)
Estoy desorientado entre todos estos días iguales, transcurren simultáneos y todos parecen uno solo.
Sincronizo los movimientos, y muy despacio reviso uno a uno cada paso a seguir: primero el chaleco, despúes la muñequeras, el cinturón , los anillos, las piedras de mi gabardina...
Ahora mismo me imagino como un trapecista sonámbulo, mientras cuelgo en mí los profundos plomos que me dan sosiego. Sé que es muy importante que cada cosa esté en su sitio, que no haya ningún error, pero la rutina de todos estos días me convierte en un autómata.
Cada día realizo el mismo ritual, para transformarme paso a paso en un extranjero de mí mismo, en un ser extraño al que cuestiono su existencia, porque él no es yo, pero tampoco es otro.
Lo que queda de mí, esta detrás de cada cosa, escondido entre las piedras, tras mi pesada gabardina, anhelando lo que se llevaron de mí mismo.
B)- (Se asoma a la ventana, para comprobar el tiempo)
El Cielo, hoy lo siento más tranquilo que nunca, tan profundo, desafiando la gravedad como un dios. ¿Cómo un Dios....? ¿Puede que yo sea un Dios , o un prototipo para un experimento cuyo sentido se escapa a la razón ..?
Cielo al revés, cielo al revés será mi sitio, donde sería imposible caer, donde todo sea inmensidad, cosmos, infinito.
ESCENA 10 (Mientras camina para ir la trabajo)
Mis pies chocan contra el asfalto como plumas de metal, mis músculos se resienten y mis piernas parecen debilitarse paso a paso, estoy cansado. Vienen a mi mente unos versos de Neruda, y los repito en mi interior lentamente, tan profundamente que empiezo a sentir mis ojos empañados:
"Sucede que me canso de ser hombre,
sucede que me canso de mis pies y de mis manos,
hasta de mi pelo y de mi sombra,
sucede que me canso de ser hombre."
la carga se hace cada vez más pesada, siento que arrastro mi sombra por las calles, la realidad me supera, quisiera escapar de mí, aunque solo fuera un instante.
ESCENA 11 (Se mira en un escaparate de la calle y camina hacia el trabajo)
Veo mi apariencia como un espejismo a través de los escaparates de la calle, y la duda como un mounstruo, crece dentro de mí y me asusta. De repente creo no saber nada: ¿Quien soy? ¿Soy como creo que soy? ¿Los otros me ven de manera disntinta a como veo yo? ¿que puede ver el otro en mi, si nisiquiera yo me reconozco en mi imagen? ¿que hay de mi en todo este juego de disimulo en el que se ha convertido mi vida?. La duda me persigue y avanza conmigo inquietándome a cada paso. Me siento en permanente conflicto, en una cruenta guerra civil conmigo mismo, perdido en el inevitable laberinto de mi individualidad, negando a cada paso cada una de mis afirmaciones.
Cada uno de nosotros somos constructores de reflejos. Pero estos reflejos, no muestran la propia realidad, si no la superficie banal, fría, que nos hace confundir la apariencia con la certeza, y nos aleja de las circunstancias.
Miro de nuevo el reflejo, y este sonríe con arrogancia, se muestra seguro de que él es él, y yo su condición.
ESCENA 14 ( déspués de hablar con Clara).....
ESCENA 16 ( Mientras Helio anda distraído y se dispone a cruzar el semáforo)
ESCENA 18 (Sentado en un banco)
Cuando crucé el semáforo... parecía que la vida había acelerado su ritmo, todo transcurrió tan deprisa, que sentí vértigo.
Cuando ví que el coche venía hacia mí, sentí miedo de chocar conmigo mismo, de desvelarme finalemente en ese encuentro.
Ahora, en la distancia de este banco, puedo verme de lejos como a un desconocido, y observarme con calma en los gestos más mios que conozco: mi inclinación de hombros bajo un peso invisible, mi estudiado desaliño indumetario, mi manera triste y resignada en que aguardaba este cambio de luz. Durante unos instantes al cruzar esa calle que me trajo hacia mí, sentí vértigo y un despertar confuso

No hay comentarios: